El reclamo de la educación

Yo nací esclava, aunque dicen que la libertad es mi condición natural no es así. Es paradójico creer que libero pero no puedo liberarme de mis captores. He sido víctima de violaciones y discursos espurios. Me embellecen, me maltratan; históricamente el hombre se sostiene en mi para hacer y ser lo que dicta su pensamiento, su voluntad y sus creencias. Soy maleable, giro para donde los ojos del hombre ven. Si quieren ver al cielo o a la tierra, a sus espaldas o frente de ellos necesitan de mi para que los que vienen detrás lo sigan o los que vienen delante tropiecen y se detengan a rectificar el paso.

¿MI fin? Estoy a merced de los caprichos de la humanidad. Me encierran en escuelas, en hogares, en centros de rehabilitación; hablan de mí y sobre mí políticos, maestros, sacerdotes, padres de familia, jóvenes rebeldes, revolucionarios pueriles y no tan pueriles; no importa cuál sea la opinión que sostengan sobre mi presencia en el mundo, o qué tan molesta pueda ser mi existencia entre los Hombres, de cualquier forma soy parte de lo que el hombre ha construido para vivir.

Soy proceso, y como tal estoy destinada a no desaparecer. Mientras existan hombres y mujeres dispuestos a ‘vivir’ y experimentar nuevas formas de vivir y ‘ser presencia’ en el mundo, no tendrá cabida el reposo para mí.

Me sistematizan, crean modelos para explicar el entorno humano y no humano a mis espaldas y en mi  nombre. Ha sucedido que por periodos extensos de tiempo me achacan infinidad de virtudes y todos quieren tomarme, poseerme, vaciarme sobre ellos; cuando la euforia pasa o las personas despiertan del letargo, me cambian de ropa, de nombre, de colores, me visten de rojo y negro, o solamente de rojo. Cuando esto sucede no soy dueña de mí, todos disputan por ser mis amos, y cuando el más poderoso se proclama campeón de tal batalla, se abalanza sobre mí para convertirme en el arma más persuasiva para el dominio y el sometimiento sin el uso de balas ni macanas.

Me han llegado a llamar científica, camino para la verdad y el engrandecimiento del Hombre. Para ser sincera, me siento la gran puta del pueblo. Ando de cama en cama a merced de las modas de pensamiento, a servicio de las ambiciones humanas; me entrego o me entregan siempre al mejor postor. Me abren de piernas, me desgarran, me violan; me quitan o me ponen piernas, pedazos de carne, brazos, ojos, manos; me dan nuevos pies, o al menos eso creen aquellos soñadores quienes me convierten en el Frankestein dentro de las escuelas y libros de texto.

Soy todo esto y  más; hacen conmigo todo esto y más. Quieren que componga al mundo y válgame que eso es una tarea titánica pues me pregunto ¿Cuál de todos los mundos hay que componer? ¿El primero, el tercero? ¿El agrícola o el industrial? ¿El que domina o el que es dominado? ¿El amarillo, el negro, el blanco o el mestizo? Quieren que tenga la respuesta a todo, y no la tengo; quieren que con mis manos siembre progreso pero también haga crecer la igualdad; quieren que alimente la paz mas también me utilizan para la mejor repartición del mundo.

punta-rota-300x233

¿Mi nombre? Sé que lo has escuchado hasta el cansancio. Me pregunto si algún día, sin servirte de mí, cambiarás tu entorno. Ciertamente lo veo imposible pues no cabe duda que soy indispensable, pues tú mismo me diseñaste para no perecer. Soy cuento de nunca acabar y si llegase el día en que no me encuentre por ningún lado, sé que será porque tú habrás desaparecido conmigo.

Ahora que lo pienso con más calma, me necesitas. ¿Para qué? Para seguir siendo hombre, para depositar en mí tus sueños y anhelos más profundos; para que te ayude a convertir tus imaginarios en tierra firme; para que te ayude a no extraviarte, para llenarte de interrogantes que por ti mismo no podrías pensar. Me necesitas para seguir festejando tus creaciones e ir proyectando tus aspiraciones.

Después de escribir esta carta me siento más tranquila. Tengo la sensación de haberme desahogado un poco. Ahora puedo ir a la cama a dormir mi sueño, mas no el sueño de los hombre.

 Omar De la Rosa López

Entrada recomendada

¿Cómo motivar la lectura de clásicos en los jóvenes?

¿Cómo motivar la lectura de clásicos en los jóvenes? Los clásicos literarios cumplen un rol …

  • Ubidelmino Zenteno Velazquez

    QUE BONITO ES HABLAR DE CALIDAD EDUCATIVA,Y QUE ME DICES DE LOS RECOMENDADOS,DE LOS INFLUYENTES QUE TIENEN EL PODER ¿CUALES SERÁN SUS INTERESES? DE SOBRA SABEMOS QUE LOS
    CRIOLLOS TENÍAN HACE MUCHO TIEMPO TENÍAN PARA VIVIR HOLGADAMENTE Y POR QUE CREES QUE MOTIVARON LA INDEPENDENCIA CON ESPAÑA, FÁCIL QUERÍAN OCUPAR PUESTOS IMPORTANTES, PARA HACER LO QUE SE LES………

  • INES VELAZQUEZ

    Así es REFORMAS VAN, REFORMAS VIENEN y en lugar de avanzar, creo que vamos hacia atras como los cangrejos… no hemos encontrado el punto exacto!