Home / Estrategias para la biblioteca escolar

Estrategias para la biblioteca escolar

Me gusta extraviarme a mí mismo a través de otras mentes. Cuando no estoy pensando, estoy leyendo. Soy incapaz de sentarme y ponerme a pensar. Los libros piensan por mí. Charles Lamb

Buen día tengan todos ustedes, pues hemos iniciado un nuevo año con muchos ánimos de hacer nuestras actividades de la mejor manera posible, esperamos que ya hayan iniciado con el pie derecho sus propósitos de este 2014 y tengan así una vida exitosa.
Hoy compartimos para ustedes un paquete de archivos con estrategias para la creación, fornicación y fomento de las bibliotecas escolares, tales estrategias son complementarias al programa “La Estrategia Nacional 11+5 Acciones para integrar una comunidad de lectores y escritores, ciclo escolar 2012-2013”.

El presente documento se constituye como un Manual para supervisores, directores, docentes y maestros bibliotecarios, que promueven en las escuelas de educación básica el funcionamiento de la biblioteca escolar como un proyecto educativo permanente que apoya el desarrollo de competencias comunicativas enfocadas a la formación de lectores y escritores.

Para apoyar y complementar el trabajo que realiza la educadora en el aula, el PNL ha elaborado un documento titulado Alebrijes, en el cual se integran distintas actividades para cada libro que conforma el acervo de la Biblioteca Escolar 2008-2009. Su objetivo es fomentar la lectura, la escritura y el diálogo para promover que los alumnos diversifiquen las oportunidades de aprendizaje y de reconocimiento como lectores y escritores.

El presente cuaderno de estrategias tiene como propósito propiciar condiciones para el diálogo entre maestras y maestros que comparten el interés de garantizar que las bibliotecas escolares y de aula funcionen como un recurso educativo y formativo. Por ello, vámonos poniendo de acuerdo:

Las Estrategias contenidas en este documento, forman parte de las experiencias pedagógicas que directivos, docentes, Maestros Bibliotecarios, alumnos y padres de familia, han desarrollado en su quehacer cotidiano para fortalecer las competencias comunicativas de la comunidad escolar; en este sentido, tiene como uno de sus propósitos, valorar y rescatar la experiencia de los docentes a través de los testimonios presentados en los Encuentros Nacionales de Asesores Acompañantes y Maestros Bibliotecarios.

  • Cinco Actividades Permanentes para integrar una comunidad de lectores y escritores.258024409_a4ed9d9b36_n

• Lectura en voz alta. Todos los días, el docente inicia las actividades escolares dedicando 15 minutos para compartir con sus estudiantes la lectura en voz alta de un libro de la Biblioteca de Aula o Escolar. Es importante seleccionar las lecturas (escoger los textos adecuados para los alumnos) y preparar la lectura.

• Círculo de lectores en el aula. Junto con los estudiantes, se identifican 10 libros de la Biblioteca Escolar y de Aula, los cuales se comprometen a leer, uno cada mes, durante el ciclo escolar. El último jueves hábil de cada mes, se organiza un círculo de lectores en el salón de clases con el propósito de que estudiantes y docentes conversen sobre las impresiones, puntos de vista, relaciones de contenidos y significados a partir de la lectura seleccionada. Como opción y al final, pueden escribir el resumen de alguno de los textos leídos en el Círculo.

• Lectura de diez libros en casa. Cada estudiante se compromete a leer en casa, con el apoyo de los padres de familia, durante el ciclo escolar, diez libros de su preferencia y a elaborar una recomendación escrita de cada uno de ellos. La primera semana de cada mes, los estudiantes pegan en el periódico mural del salón de clases la recomendación del libro leído con el propósito de que sus compañeros se animen a realizar la lectura a partir de los comentarios. El seguimiento de las lecturas se registra en la Cartilla de lectura: leyendo juntos. Asimismo, los padres de familia se comprometen a leer y dialogar 20 minutos con sus hijos diariamente en casa.

• Lectores invitados al salón de clases. Cada semana se recibe, en el salón de clases, a un lector invitado, el cual puede ser un padre, madre u otro familiar de los estudiantes, incluso una persona de la comunidad, con el propósito de compartir una lectura con los alumnos. El docente apoya al lector invitado en la selección del libro y en la preparación de la lectura.

• Índice lector del grupo. En coordinación con los estudiantes, se llevará un registro de los libros que cada uno de ellos lee y se determinará el Índice lector del grupo que corresponde a la relación del número de libros leídos por el grupo en un mes entre el número de alumnos. Esta información le permitirá estar atento al comportamiento lector de sus alumnos y en su caso apoyar a los que menos libros han leído.

Entrada recomendada

angeles-lectura

Los ángeles de los cuentos

Animación a la lectura: los ángeles de los cuentos Las relaciones interpersonales en la escuela …