El niño y el alumno, el grupo y los amigos, resistencia y competencia

El niño y el alumno, el grupo y los amigos, resistencia y competencia, en: En la escuela. Sociología de la experiencia escolar

El mundo escolar es un mundo social, pero tradicionalmente no se desarrolla de un modo natural, sino la misma dinámica es quien parece establecer los roles de los participantes en la escuela, pero es especialmente los niños a los que se les transforma su mundo infantil y se le hace convertirse en “alumno”, que debe adoptar todos los estatutos necesarios para su buen trabajo en la escuela, se le impone la visión de mundo de la escuela y se le intenta destruir la suya. El monismo normativo constituye la principal herramienta de control, al los niños se les oprime, se les impide ser autónomos, lo interesante o importante resultaría en dejar que los participantes actúen democráticamente, y no con base en imposiciones de los autoridades.

La existencia del un equilibrio entre funciones de los actores representanta una convivencia sana y promueva la autonomía en los niños, lo contario u opuesto es insertar a los niños en el ambiente educativo convirtiéndolos en alumnos, dejando a un lado su infancia, ya que en la escuela se quiere que sean alumno y actúen como adultos.

Los niños y las niñas de un colectivo escolar se desenvuelven el grupo en función del que dirán, pero principalmente a la visión que el profesor tenga de ellos, constantemente se compara con los demás compañeros en una dimensión de inferioridad o superioridad. En el caso de la segregación sexual, los alumnos se rechazan entre sexos opuestos, ya sea por creerse superiores o creerlos indeseables. Lo lamentablemente en este caso es que estas situaciones son recuperadas desde la familia, donde dentro de la misma dinámica existe esta diferenciación entre los géneros, este pensamiento colectivo invade las mentes de los niños y las niñas, y los hace pensar como la colectividad y no como ellos, teniendo que adecuarse a las disposiciones del grupo.

Junto con el pensamiento colectivo que los influye, quien determina de mayor manera a los alumnos es el pensamiento y las ideas de los maestros, el cual nunca se equivoca porque él todo lo sabe, concepción que durará muchos años pero en repetidas ocasiones la percepción que tiene del maestro se derrumbará, ya que ni es perfecto y en muchas ocasiones no es justo.

El niño y el alumno

En la escuela parece que el mundo del alumno y del niño, son totalmente ajenos, y la infancia queda relegada en el momento de entrar a la salón de clases, en la escuela es niño es violentado en su naturaleza en sus saberes sociales les muchas maneras. La primera de ellas es el conocimiento del maestro y su capacidad para ser justo en el grupo, en muchas ocasiones, los niños perciben esa incompetencia del maestro para ser justo con todos, se da cuenta que el maestro no es perfecto, sin embargo, es muy difícil que se le reproche por una posible diferencia con el maestro que le pueda causar problemas. Aquí está unas de las problemáticas más series que tiene el profesor al estar al frente de un grupo, ser un ejemplo de comportamiento para los alumnos no es nada sencillo, es profesor debes ser congruente entre lo que dice y hace, de los contrario su presencia ante los niños se verá perjudicada.

school-sociologia

El grupo y los amigos

El mundo social de la escuela está plagado de relaciones entre los actores de la escuela, pero las relaciones más interesantes y que están escondidas a los ojos de los adultos son las relaciones que hay entre los mismos niños. Las primeras son las relaciones de amor entre ellos, inocente y torpe, donde ninguno de los dos se atreve a dar la iniciativa, y en la mayoría de las ocasiones está marcado por la burla de sus compañeros. Las relaciones de amistad son muy profundas, de confianza entre los involucrados, aunque estas características pueden llegar a romperse debido a la fragilidad y las emociones infantiles. Las bromas y las burlas son algo común entre los compañeros, algunas subidas de tono más que otras, la intención es demostrar la superioridad de unos contra otros.

Resistencia y competencia

Los niños al no recibir de la escuela lo que ellos esperan comienzan a crear resistencia para su asistencia, para su aprovechamiento, cuántos niños no dicen que no quieren ir a la escuela, pero gracias a la opresión que las mismas autoridades ejercen hacia los niños. Otro aspecto es la competitividad, los mismos padres quieren un hijo que sea mejor que el de otros padres, metiendo a los hijos en un esfuerzo no por superarse a sí mismo y mejorar, sino por superar a los demás.

Dubet, Francois y Martuccelli, Danilo (1998): El niño y el alumno, el grupo y los amigos, resistencia y competencia, en: En la escuela. Sociología de la experiencia escolar. Editorial Losada

Entrada recomendada

¿Aprender a leer antes de los 6 años crea problemas de comprensión y escritura?

¿Aprender a leer antes de los 6 años crea problemas de comprensión y escritura? Justo …